El Science Washing del Otín-Gate

i_love_photoshop_t_shirt-r47ba7bb7f5fa462890f3e23381f70b7a_k2gr0_307“El opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los propios oprimidos”. Simone de Beauvoir (9 de enero de 1908-14 de abril de 1986).

Valga esta famosa cita de la celebérrima filósofa francesa y activista feminista para ilustrar la tormenta que están viviendo la Ciencia y la Academia española, desde que se destapó el #OtínGate (véanse, por ejemplo, Spanish elites rally in support of data manipulationEl Teatro de la Ciencia y la Academia. El Otín-GateRetiradas ocho investigaciones de uno de los científicos más prestigiosos de España). No sólo NO ha habido una condena unánime desde el sector científico-académico –sector que se arroga de la racionalidad de forma casi excluyente-, sino que hemos asistido a un intento de pasar página –y hacerlo de puntillas-, bordeando el asunto, como si no fuera con nosotros, o no nos afectase, por no mencionar la campaña mediática orquestada de regresos anhelados del hijo pródigo, venta ipso facto de nuevos avances, retorno entre aplausos y venta de libro divulgativo de su visión de la vida y del acoso que sufre -sic-. Tanto es así que, en muchos momentos de esta tragicomedia, ha producido más de un sonrojo, por no decir vergüenza ajena entre las personas que escribimos estas líneas. Y desde nuestra atalaya, también nos consta que en la comunidad científica patria este sentimiento es extendido.

Pero estamos, quizás, adelantando acontecimientos. Sería injusto por nuestra parte incluir todas las reacciones al #OtínGate y su Science Washing en una misma categoría. Eso sería un análisis superficial impropio de este blog, caracterizado por su radicalidad en el análisis por ir a las fuentes y las raíces del asunto en cuestión, como ya mencionamos en un post anterior, De la divulgación científica. Una mirada tan crítica como radical. Así pues, siguiendo esta premisa, hemos estructurado las reacciones mediáticas en las siguientes categorías:

1.- Protestas.

En nuestro afán por ser constructivos, aunque desde una perspectiva crítica, creemos que es de justicia empezar por aquellas iniciativas y/o personas que han denunciado de forma clara y rotunda el fraude científico de Otín, más allá de la Sociedad Americana de Biología y de Nature Cell que, como todo el mundo sabe, son espías rusos contrastados (se entenderá la ironía). No sólo se han atrevido a señalar la ignominia que supone para un científico la retirada de nueve artículos en pocos meses, cuestión que pone en duda su exitosa carrera entre la élite científica, sino que se ha evidenciado la ventaja competitiva evidente, el dopaje científico de su CV y de sus publicaciones, en la consecución de plazas, proyectos científicos competitivos, facilidad para publicar en grandes revistas, etc., frente al restos de colegas de profesión que NO se dejaron llevar por la tentación de la manipulación reiterada de imágenes en publicaciones científicas acreditadas de elevado prestigio. Ojo, que el matiz diferencial reside en haber realizado el fraude en publicaciones científicas, es decir, en las cuales el método científico es dogma y axioma irrenunciable. El método científico es, por analogía, como los derechos fundamentales de las personas; o se respeta o no se respeta, no hay termino medio; un derecho no se puede vulnerar un poquito, pues el método científico tampoco. Suponemos que Ramón y Cajal, Pedro Duque, o cualquier catedrático que se precie, estarían absolutamente de acuerdo con esta premisa y se sentirán muy orgullosos de nosotros por defenderlas radicalmente. Seguir el método nos diferencia de los charlatanes y de las pseudociencias. 

Personas y cuentas como @emulenews, @schneiderleonid, @Cienciamundana, @CienciaConFutur, @CienciaxPueblo, @KropTor, @SarayDubaVitha, @DrSirera, @Miguel_MoPe @moigaren, @ATUspain, por mencionar algunas, han denunciado, y siguen haciéndolo abiertamente y sin cortapisas, no sólo el fraude en los artículos retractados y las consecuencias de ello, sino también la tibia respuesta de la prensa especializada, de la ciencia y de la academia. Podcasts como CB Señal y ruido de @pcoffeebreak en el episodio 200: ¿Supercolisionadores Apocalípticos?; Ignorantes Enfadados; Fraude Científico; ¿Energía Oscura Dinámica?, o el programa Hoy empieza todo de RNE con Marta Echevarría “Los estándares de la Ciencia” (11/02/19) también trataron el tema. Era lo que correspondía. Sin perder la fina ironía, algunos tuiteros de las #TrincherasDeLaUCI expresaban al respecto de la retirada de los nueve artículos:

2.- Hagiografías.

Resulta cuando menos curioso que la defensa de un científico acusado de fraude, la defensa de alguien que se ha dedicado a la Ciencia y conoce cómo funciona ésta, se base en argumentos de autoridad (argumento ad verecundiam). Argumentos en los que se ensalza la carrera científica de López-Otín, apelando de forma insistente a su enorme  prestigio, con la intención de convencernos de la inocencia del sujeto en cuestión. Este grupo es numeroso y bastante activo, tanto en redes sociales como en algunos medios de comunicación, y todos parecen tener, de una u otra forma, un interés particular en la defensa a ultranza de López-Otín. Ojalá os idolatren alguna vez tanto como el periódico El Comercio quiere a López-Otín, u otros varios. Sirvan de ejemplos más destacados los siguientes:

“El lenguaje científico de Otín, siendo riguroso, está impregnado de una belleza singular, casi poética”.

 “Personalmente, confío en que el profesor López Otín salga indemne de esta indecente tropelía que lleva el cuño de los zafios, envidiosos y mediocres (que también los hay en el ámbito universitario). Que para la próxima, si es que la hubiere, con algún otro científico de los de verdad, los revisores o auditores de las publicaciones científicas no sean unos cantamañanas que den pábulo a las maquinaciones de cualquier zote que pasaba por allí.”

 “Y lo más asombroso e incomprensible de la vida, dice en sus clases, es que es absolutamente comprensible e incluso modificable. Al contrario que muchas de las aulas universitarias de la actualidad, en la de López-Otín no hay móviles, nadie habla y a pesar de que hay diapositivas no se delega en ellas la docencia, sino que todos los ojos están puestos en el hombre que explica, pausadamente y con una sencillez asombrosa cuestiones tan complejas como el juego entre la energía y la entropía, la mutación y la evolución o cómo se gestiona la información en las cuatro letras del genoma.”

Dentro de este grupo, y ejerciendo una defensa numantina mucho más preocupante, que las defensas a ultranza basadas en argumentos “poéticos” y casi religiosos de los correligionarios y medios afines a López Otín, se encuentran los denominados sarcásticamente como Otiners. Éstos se enmarcarían entre los responsables políticos, científicos y académicos de este país; las élites de la profesión y del negocio. No deja de resultarnos curioso como se dejan literalmente la piel, defendiendo e intentando lavar la imagen de un personaje, que ha manipulado imágenes con PhotoShop en artículos científicos de manera reiterada, a la postre retractados, siendo esto quizás la peor traición que un científico puede realizar contra la comunidad científica y académica; otros se mantienen en vergonzoso silencio -y no será que no los hemos interpelado-, en una indiferencia cómplice. En cambio, ante flagrantes injusticias que ocurren con otras personas a diario, eso sí, no tan importantes ni con tanto poder como López-Otín, en nuestro sistema público de ciencia, academia e investigación, no se toman, no ya medidas de acción, ni siquiera se comentan o se ponen en valor. Se las relativiza y ridiculiza, apelando a ellas como casos puntuales (anomalías del sistema). Baste con mencionar, por ejemplo, algunos de nuestros Post en InvestigadoresEnParo, como muestra de la cruda realidad:

Renuncia a tu plaza. El show debe continuar (28/02/19).

¡Ésta no es mi Ciencia! (13/12/18) .

¡Quiero volver! El caso @ribap (29/11/18).

Réquiem por un sueño (científico) postergado (10/10/18)

Dentro del grupo de Otiners, con importante cargo político, científico o académico, podemos destacar a los siguientes:

“Nosotros seguimos reafirmándonos en la integridad moral de las publicaciones y las investigaciones del profesor Otín, como lo ha ratificado el Comité de Ética de esta Universidad. Para nosotros su labor científica y la validez de sus investigaciones está fuera de duda”

Otín está pasando “una situación difícil” según García Granda, que no tiene dudas de su vuelta a Oviedo (20/2/19) @20m.

«Está pasando por momentos difíciles por ser víctima de una injusticia absolutamente insoportable», dijo Lambán en un discurso en Zaragoza, ante el ministro de Ciencia, Innovación y Tecnología, Pedro Duque”.

«Le queremos mandar nuestros saludo, apoyo y abrazo como ciudadanos aragoneses que se sienten muy orgullosos de él», dijo el presidente de Aragón.”

“En ese sentido, Menéndez ha calificado de “triste” que “las cosas se demuestren con el paso del tiempo” y que mientras tanto “se viven situaciones violentas”, como se cuestione a un científico por unos “detalles concretos” que, además, está explicando. Por todo ello, ha mostrado su respeto por Otín y ha afirmado que “arremeter contra un científico de una forma injusta no es el camino”. “Afecta a la vida personal, no hay que ensañarse”, ha demandado, para mostrar públicamente “todo su apoyo”.

Ha explicado que, si bien la Academia aún no ha tomado una postura institucional acerca de este asunto, la consta que muchos académicos, entre los que se ha incluido a título personal, no tienen ninguna duda sobre la integridad del Académico Profesor López Otín“.

3.- Science Washing de manual. 

Todo ha sucedido en muy poco tiempo, desde que el país (@materia_ciencia) publicara en España el 28 de enero de 2019, lo que ya se sabía en foros científicos internacionales y que destapó el periodista científico @SchneiderLeonid en 2017, al cual, entrevistamos recientemente. A diferencia, lo que publicó El País, Retiradas ocho investigaciones de uno de los científicos más prestigiosos de España, (28/1/19) en @materia_ciencia, es un lavado de cara en nuestra opinión, pues enfatiza en el subtítulo de la noticia, el acoso que siente López Otín al respecto. Ojo, que el acoso es un delito tipificado, incluso en alguna noticia se alude abiertamente a acoso laboral, aunque encuentran las motivaciones en las críticas públicas y abiertas que se han realizado a Lopéz-Otín, por el fraude evidenciado y asumido. Quizás, el milagro científico español no era tal… en sentido figurado, porque ¡faltaría más que los científicos patrios creyeran en los milagros!

Poco tardó El País, en abandonar su denuncia del fraude y, apenas tres semanas después de revelar nacionalmente el escándalo del #OtínGate, publicaban la siguiente noticia, cuya fotografía que lo acompaña lo dice todo. Quizás, una foto de Sami Basso elevando los brazos en símbolo de victoria, o haciendo un gesto de fuerza y ejemplo ante la adversidad, hubiera sido más adecuada; en cambio, optaron por una foto más mesiánica. Quizás Sami no era lo realmente importante. Hacia una cura para el joven que envejece a cámara rápida (19/2/19) @materia_ciencia. Y no fueron los únicos: Un tratamiento para detener el envejecimiento acelerado de Sammy (18/2/19), en @abc_conocer;  López Otín, el biólogo español que devuelve la esperanza a los “jóvenes ancianos” (19/2/19), @Farodevigo. ¿Por qué no se acude a las fuentes? ¿Por qué nadie pregunto a Scheneider, salvo nosotros, claro está? ¿Por qué no se piden responsabilidades públicamente?

4.- Silencio como norma, no sea que se fijen en mí.

Ésta ha sido la tónica habitual y las líneas generales en las respuestas del sector científico y académico, asociaciones y sociedades de diversa índole y, como no, gurús de la divulgación, ante el “Otín-Gate”, ampliando el impacto del torpedo sufrido en la línea de flotación de la credibilidad científica.

La inacción de los científicos y de las asociaciones ante un caso tan grave como éste es sólo la consecuencia del sistema que hemos venido alimentando en los últimos tiempos. Un sistema donde, en demasiadas ocasiones, es más importante a quién conoces y con quién te relaciones que tu propia valía como científico. Así las cosas, no es de extrañar el temor y el miedo escénico que habrán sufrido muchos, ante cualquier pregunta relacionada con el caso Otín, dado el nivel de sus defensores a ultranza (los Otiners) y la posición política, académica y científica que éstos ocupan. Pero sería injusto cargar las tintas sólo contra el sistema. También es interesante analizar el desapego y la sensación de indolencia (eso no va conmigo), que muchos científicos habrán sufrido ante el Otín-Gate. Todo lo que suceda de puertas afuera de mi laboratorio no es de mi incumbencia, habrán pensado muchos.

La respuesta de los gurús de la divulgación también resulta muy significativa, en particular, si la comparamos con la virulencia de sus actuaciones en otras ocasiones. Resulta cuando menos paradójico que, a la vez que se arrogan de la pureza científica, mantengan un silencio tan sonoro ante este tipo de casos, que sí atacan de forma directa a la Ciencia. Sería muy naive pensar que esta actuación, este silencio al que nos referimos, no está motivado por oscuros intereses de una u otra índole. Lógicamente no es un silencio casual.

5.- Los desvaríos públicos del séquito de Otín.  

Uno de los periódicos amigos de Otín, La Voz de Asturias, se apresuraba en sacar la siguiente noticia, tras darse a conocer el fraude: El Instituto de Oncología denuncia «ataques virulentos y difamatorios» contra Otín (29/1/19)La institución considera «desproporcionada» la retirada de los artículos y atribuye la situación a maniobras que ponen «en entredicho la actividad de diversos grupos de investigación». Importa aquí destacar que, el propio Otín es miembro de la Comisión Permanente y miembro de la Comisión Académica del Programa de Doctorado que ofrece el IUOPA, una institución participada por el Gobierno del Principado, Cajastur-LieberBank y la Universidad de Oviedo. El IUOPA es el centro de Otín y no se oculta en sus valoraciones:

En el laboratorio de López Otín se han formado más de 100 personas de una decena de nacionalidades, muchos de los cuales están actualmente dirigiendo sus propios laboratorios. Se han dirigido más de 30 tesis doctorales (6 más en curso), así como numerosos Trabajos Fin de Grado, Máster y Seminarios de Investigación. «Todo ello ilustra una obra científica y pedagógica consolidada y bien acreditada, que permanece inalterable a pesar de las circunstancias que se comentan». 

Caso aparte merecen algunos de los miembros del séquito de Otín, que ligan y empeñan su credibilidad científica (presente y futura) a la palabra de su maestro. Éste es el caso del científico asturiano Menéndez Buján, al cual, no tardó uno de los medios afines a Otín en darle la palabra y hacer de altavoz a las disparatadas teorías de la conspiración: «Es una vergüenza. Otín es víctima de las mafias que salen rebotadas de la ciencia» (18/2/19), La Voz de Asturias. Huelga cualquier comentario.

Lo que le está pasando a Carlos López Otín es una vergüenza. Que esas mafías que todos conocemos se porten así… Los rusos y esa gente que sale rebotada de la ciencia porque no le va bien. Yo estoy acojonado. Ahora le tocó a Carlos. A mí me puede tocar el año que viene. Hay plataformas profesionales que se dedican a esto. Si quieren arruinarme la carrera, leerán mis publicaciones y algo encontrarán“.

Quizás, la parte más rocambolesca del #OtínGate haya sido la propuesta del Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA), al lanzar la siguiente petición pública: El Ridea reitera su petición para que López Otín sea galardonado con el Premio Princesa de Asturias de Investigación (6/2/19), en @20m. Quizás podamos elevar el ridículo internacional de la Ciencia y la Academia en España premiando a alguien dopado.  

Lo mejor que ha podido pasar.

Como ya decíamos en Twitter, quizás el #OtinGate es lo mejor que le ha pasado a la Ciencia española en mucho tiempo. No sólo se está desvelando quién es quién y el entramado de favores, servidumbres y pleitesías varias, que resultan ser el motor principal de la actividad científica de este país. También está desnudando públicamente las vergüenzas de aquellos que, desde sus atalayas, predican insistentemente la necesidad del método científico, olvidando, quizás de forma intencionada, que el método científico compete tanto a la teoría como a la aplicación de éste y no admite flexibilidad o dispuestos por ser VIP.

Por LaTrinchera de #InvestigadoresEnParo

 

5 comentarios en “El Science Washing del Otín-Gate”

  1. Como ex-alumna del Dr. Otín, que ha tenido la oportunidad de conocerlo personalmente, años atrás antes incluso de la escritura y concepción de los papers retirados, y además, a día de hoy estudiante de doctorado en inmunología y oncología, sólo diré que todo lo yo conozco de él, de primera mano y personalmente, es profesionalidad y sobre todo humanismo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s